Skip links

¡De algo hay que morir! Parrilla “El infarto” una hamburguesa de 8000 calorías

Una hamburguesa de 8.000 calorías, éxito en Estados Unidos

Una hamburguesa de 8000 calorías, esta noticia leída en un periódico de larga tirada.  A mucha gente pueda resultarle gracioso o anecdótico. A mi como Dietista y persona que promueve la vida  saludable a través de la alimentación, me ha puesto lo vellos de punta.

Su producto estrella:

Hamburguesa “Cuádruple Bypass”.

Es una hamburguesa de… ¡8.000 calorías! en una sola ingesta.

las calorías de cuatro días, hamburguesa frita en grasa de cerdo, panceta, ocho fetas de queso, un tomate entero, media cebolla y seis rebanadas de pan.

La noticia sin cortes: http://cortas/-IvuY

Yo me pregunto:

  • ¿Por qué a alguien esto le puede resultar gracioso?
  • ¿A quién estamos retando?
  • ¿Por qué, nos dedicamos a enriquecer a las grandes industrias alimentarias a base de nuestra  salud?
  • ¿No os resulta una actitud algo retrógrada

¿Qué piensan las autoridades sanitarias sobre esta hamburguesa?

 Mientras que los organismos de salud, gastan dinero y esfuerzo en la prevención de la salud, estos restaurantes  se empeñan en llevarnos de nuevo a la prehistoria.

    Evidentemente hay una parte de la sociedad americana que ha luchado contra esto. De hecho, la Asociación Americana del Corazón (CHD) ya había tratado de cerrar la cadena y califica a su dueño como un “pornógrafo nutricional”, de  todas las denuncias de las que  le han sido puestas, se ha zafado hábilmente,  argumentando que ha puesto un cartel en la puerta con esta leyenda: “Este restaurante puede perjudicar seriamente su salud”.

  Tanta controversia, lejos de parar el negocio, ayudó a multiplicar los fans. Los profesores de Marketing lo citan como ejemplo y más de 49.000 personas lo siguen en Facebook.

¡¡El premio vale la pena!!

     Lo que raya la inconsciencia de los clientes de este restaurante es que el premio para quien consume la Cuádruple “By pass” es ser llevado hasta su coche en silla de ruedas.

   ¿Piensas que deberían cerrar la cadena o cada uno es libre de elegir lo que come?

   Independientemente de lo que cada uno conteste a esta pregunta,  lo que yo,  si, pediría es una renuncia explícita a ser tratado a cargo de la Seguridad Social, por cualquier trastorno, que este paciente tuviese en un futuro, relacionado con la alimentación. Cierto es, que cada cual es libre de sus actos, pero también, debe ser responsable económico de los mismos, y no cargar al resto de los contribuyentes con las consecuencias de sus irresponsabilidades.

La obesidad se gesta en la infancia: https://www.marcobos.es/obesidad-infantil-1/

ANEXO

  La asistencia sanitaria (costes directos) de la obesidad es responsable de unos 30 millones de euros. A esta cifra hay que añadir el coste social ligado a la reducción de la productividad laboral, ya que las personas obesas registran menores tasas de participación laboral y perciben menores salarios que las personas con normopeso. Las bajas laborales o incapacidades serían responsables de 1.600 millones de euros.

  Si se tienen en cuenta los costes derivados de las enfermedades asociadas a la obesidad, hay que sumar 900 millones más, procedentes de la diabetes (9% de los costes totales), las enfermedades cardiovasculares (22,6%), las dislipemias (2,4%) y las enfermedades musculoesqueléticas (1%). El 65% restante se debe a la obesidad en sí misma y a otras muchas patologías, como diferentes tipos de cáncer, alteraciones renales y hepáticas o el síndrome de apneas del sueño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies