Skip links

Agua para una dieta para entrenar y adelgazar

El agua para una dieta, complemento indispensable

Indispensable el agua para una dieta completa y sana.
El agua forma parte de nuestro cuerpo en un 65%.
Cada día, a través del sudor, orina y heces, excretamos aproximadamente 1,5 L. de agua, por eso es imprescindible bebas la suficiente cantidad de agua para reponer esa pérdida.

Haz un sencillo experimento:

Corta dos tallos de poto que tengas en casa, pon uno en un recipiente con tierra, fertilizada y llena de nutrientes, pero no le pongas agua.
El otro tallo mételo en un vaso, simplemente, con agua.
Pasadas unas horas…¿Que observas?
Lo mas probable, es que el tallo que está en la tierra, pasados unas horas esté mustio, en cambio el que está en agua se mantendrá terso y saludable durante días. si le cambias el agua, empezará a echar raíces y tendrás otro bonito poto para llenar tu casa de vida, porque la hidratación es vida.

Consejos para una buena hidratación

– Beber sin sed: La sed es un estado de alarma de nuestro organismo, avisándonos de que estamos deshidratados.
– Observar el color de nuestra orina:  El color de la orina nos informará de nuestro estado de hidratación.
Si la orina es clarita y vamos con asiduidad a orinar es que estamos bien hidratados. Por el contrario, si la orina es oscura es evidente que estamos en estado de deshidratación.
– Hacer ejercicio con varias capas de ropa con el objetivo de sudar más, es un error grave, lo único que conseguirás es deshidratarte y bajar el rendimiento.
Tu ropa para entrenar o hacer ejercicio debe ajustarse a la climatología y no al deseo de bajar grasa.

Agua en el entrenamiento.

Si no te hidratas bien antes de entrenar o competir, cuando estés en plena actividad tu temperatura corporal se elevara como consecuencia del ejercicio y comenzarás a sudar para regularla.
Con el sudor perdemos gran cantidad de agua, por lo que el organismo comienza a “coger” agua del plasma sanguíneo, con lo que la sangre se vuelve más densa.
La elevación de la densidad de la sangre hace que nuestro corazón tenga que trabajar con más ritmo para moverla por todo el cuerpo. Si el corazón trabaja más rápido, subirán las pulsaciones y la fatiga no tardará en aparecer.

Leave a comment

Name

Website

Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies